• mauricio florez morris

Luchando por salario mínimo de $15 x hora. Tendencia de opinión que ganó en la Florida, 2020



Así como un avezado marino conoce bien las corrientes del océano para navegar eficientemente, un político necesita aprovechar las tendencias en la opinión pública para lograr los objetivos de campaña. Esta analogía no es perfecta, pues mientras el navegante no puede crear corrientes en el agua, el equipo de campaña y sus aliados deben estar en capacidad de desarrollar propuestas electorales y plantear temas de discusión política (agenda setting) que favorezcan al candidato.


En el caso de las recientes elecciones en la Florida, algunos analistas piensan que la incapacidad para identificar y aprovechar estas corrientes de opinión es uno de los principales factores que ha causado la seguidilla de derrotas del Partido Demócrata en este Estado.


Un primer vistazo nos muestra que este año en la Florida, la victoria electoral republicana fue contundente. A nivel presidencial, Donald Trump, obtuvo alrededor del 51.3% de los votos contra el 47.8% de Joe Biden. En cuanto a Representantes a la Cámara, el Partido Demócrata perdió a dos importantes congresistas: Debbie Mucarsel-Power y Donna Shalala (ex-Secretaria de Salud y Servicios Humanos durante la Administración Clinton). Ellas fueron reemplazadas por sus contrincantes republicanos más conservadores: Carlos Giménez y María Elvira Salazar. La historia de la derrota también se repitió a nivel del poder legislativo Estatal, donde los Demócratas perdieron cinco curules.


Algunas de las razones para explicar la mala campaña Demócrata en la Florida son: la incapacidad para contrarrestar la falsa imagen de Joe Biden, enmarcado por sus opositores como Socialista y la falta de iniciativas para cautivar el voto rural en el norte del estado. Sin embargo, posiblemente el mayor desacierto estratégico del Partido Demócrata fue el no haber sacado mayor provecho de la corriente de opinión que en ese momento favorecía la enmienda # 2 de la Constitución Estatal. Esta planteaba subir el salario mínimo de forma progresiva de los actuales $8.56 dólares por hora hasta llegar a los $15 en septiembre del 2026.


La propuesta, pese a la enorme oposición de la maquinaria del Partido Republicano y de poderosas agremiaciones como la Cámara de Comercio de la Florida, triunfó con el 61% de los votos (alrededor de un 13% más de los sufragios que obtuvo Biden) y fue el resultado del compromiso y empuje de muchas organizaciones sociales capaces de construir una coalición ganadora, que sobrepasó los logros electorales del Partido Demócrata.


Aprobar el incremento progresivo del salario mínimo a $15 la hora, fue un esfuerzo que inclusive chocó con el discurso del presidente Trump, quien en repetidas ocasiones había expresado su oposición de modificar el actual salario mínimo federal, el cual es de $7.25 la hora. (Nota: En los Estados Unidos rige un salario mínimo federal básico cuyo monto puede ser modificado en cada uno de los Estados).


Internamente, en los círculos Demócratas de la Florida, se dice que fue una decisión estratégica equivocada el no haber apoyado esta enmienda de forma más comprometida. Ahora se ve que fue un error el intentar presentarse como moderados frente a un electorado que exigía políticas económicas que sus bases reclamaban. Se observa que muchos candidatos demócratas perdedores hubieran tenido otro resultado de haber enfatizado más sobre este tema de campaña para diferenciarse de sus oponentes republicanos.


Cabe señalar que esta no es la primera vez que el Partido Demócrata en la Florida desaprovecha las corrientes favorables de opinión. En anteriores elecciones, otras iniciativas progresistas, como la propuesta de legalización de la marihuana con fines medicinales también alcanzaron un amplio respaldo entre los votantes (ver cuadro abajo), pero la misma tampoco fue bien utilizada en su momento por los demócratas para impulsar la elección de figuras de su partido en el Estado.


A continuación, se presentan algunos elementos centrales de las campañas que se adelantaron a favor y en contra de la enmienda constitucional # 2 que buscaba incrementar progresivamente el salario mínimo. Se muestran las coaliciones que se formaron en ambos campos y se dan ejemplos de los diferentes mensajes y piezas publicitarias que se utilizaron por los dos bandos durante la campaña.


Al final, se ofrece un corto análisis sobre el grupo de votantes, alrededor del 13% del electorado, quienes por un lado sufragaron a favor de la iniciativa progresista de aumentar gradualmente a $15 dólares x hora el salario mínimo y que, al mismo tiempo, votaron por Donald Trump y otros candidatos republicanos, quienes se oponían a esta iniciativa.


Campaña en contra de incrementar progresivamente el salario mínimo


La campaña contra la enmienda constitucional # 2 fue financiada por dos importantes agremiaciones: La Cámara de Comercio de la Florida ("Florida Chamber of Commerce") y la Asociación de Restaurantes y Alojamientos de la Florida ("Florida Restaurant and Lodging Association"). Su mensaje se centró en indicar que un aumento del salario mínimo generaría la pérdida de puestos de trabajo, reduciría el número de horas que se podrían contratar a las personas y crearían problemas adicionales a los negocios que actualmente están tratando de recuperarse de los efectos económicos del Covid-19.


De acuerdo con el periódico "Tampa Bay Business Journal", en su artículo "Money lines up in Florida's constitutional amendment fight" del 26 de octubre del 2020, el comité de acción política "Salva los trabajos de la Florida, Inc.", liderado por inversionistas del sector hotelero invirtió alrededor de medio millón de dólares para frenar la iniciativa. Esta cantidad, no incluye la importante contribución económica que la poderosa Cámara de Comercio de la Florida hizo, tanto en publicidad directa contra este aumento salarial, como en ayuda para financiar a candidatos Republicanos que se oponían abiertamente a la medida.


Nueve ejemplos de mensajes publicitarios pagados por la Cámara de Comercio de la Florida y distribuidos en las redes sociales en contra de la enmienda constitucional # 2. Estos avisos orientados a frenar la iniciativa estaban dirigidos (target) a sectores claves del electorado


1. "Enmienda 2: Mala para la Florida, Peor para las Familias Trabajadoras.

Un mandato de salario de $ 15 por hora es efectivamente un aumento de impuestos para cada familia en la Florida, aumentando el costo de los artículos cotidianos que necesitamos, como comida, ropa y otros bienes y servicios."


2. Se utilizó el mismo mensaje, pero esta vez orientado a familias latinas (ver aviso abajo)


3. En el aviso a continuación se emplea el mismo texto de los dos anteriores, pero en la foto se subraya el tema de las guarderías infantiles. Este fue uno de los tópicos de campaña que varias encuestas calificaban como uno de los más importantes para muchos de los padres de familia en la Florida.


4. "Enmienda 2: Mala para la Florida, Peor para la Creación de Empleo.

La Florida es responsable de 1 de cada 11 nuevos empleos creados en todo el país. Un salario mínimo de $ 15 detendría la creación de empleos en la Florida y causaría un efecto dominó, dañando aún más la economía del Covid-19."


5. "Enmienda 2: Mala para la Florida, Peor para los Trabajadores Principiantes.

Un mínimo de $ 15 podría desplazar por completo a los trabajadores con salarios bajos, ya que las empresas se ven obligadas a cambiar su fuerza laboral a trabajadores más experimentados, dejando menos puestos de trabajo para los empleados novatos."


6. "Enmienda 2: Mala para la Florida, Peor para los Empleos.

Durante el Covid-19, el desempleo en la Florida se ha más que triplicado. Un salario mínimo de $15 no recuperará estos trabajos."


7. "Enmienda 2: Mala para la Florida, Peor para el Trabajo.

Un salario mínimo de $ 15 resultará en la pérdida de cientos de miles de empleos para el 2026."


8. "Enmienda 2: Mala para la Florida, Peor para las Personas Mayores.

Un salario mínimo de $15 aumentará la inflación y el costo de vida, lo que obligará a quienes tienen ingresos fijos a pagar más por bienes y servicios."


9. El mismo texto de arriba, pero esta vez en lugar de estar orientado a personas de tercera edad afroamericanas, se dirige a mujeres jubiladas, muchas de ellas viudas, de raza blanca.


Los anteriores mensajes también fueron reforzados por spots de campaña emitidos en televisión y por redes sociales. Un ejemplo de ellos es la cuña donde se narra la historia de una trabajadora que atendía un bar en la ciudad de Seattle, Washington. La narrativa nos revela que ella tuvo que mudarse a la Florida después de que perdió su empleo cuando aumentaron el salario mínimo. Ahora ella está nuevamente pensando en que va a tener que volver a emigrar si es aprobada la enmienda #2.


El aviso señala que al aumentar el salario mínimo se va a perjudicar a los pequeños negocios los cuales generan el 55% de los empleos, medida que según la propagada puede llegar a costar 158.000 puestos de trabajo en el Estado. El spot concluye invitando a proteger los pequeños negocios y los empleos, votando "no" a la enmienda #2.


Ver spot publicitario contra la enmienda # 2



A continuación, un aviso de una página contra la enmienda # 2 donde se presenta la opinión del investigador Adrián Moore del grupo de pensamiento "Reason Foundation", institución de ideología libertaria (a favor de la no intervención del gobierno en asuntos sociales y económicos)


El aviso dice:


"Enmienda 2 - La Economía de la Florida en Juego. Por: Adrián Moore.


Imagínese un grupo de cinco jóvenes trabajadores con salario mínimo en un balneario de la Florida conversando un día después del trabajo sobre la enmienda 2, iniciativa electoral de la Florida que aumentaría los salarios mínimos en el estado. Están entusiasmados con la perspectiva de obtener un aumento inmediato de $10/hora y un aumento automático de $1/hora durante los próximos cinco años. Uno dice que podrá conseguir un coche mejor. Otro quiere tener su propio apartamento sin compañeros de habitación. Todos están emocionados de que les paguen más.


Pero dentro de seis meses, lo que es probable que les haya sucedido a estos cinco jóvenes trabajadores si se aprueba la enmienda 2 no es tan optimista. Sí, dos de ellos recibieron aumentos y ahora están ganando el nuevo salario mínimo de $10 por hora. Pero el que trabajaba en la cabina del estacionamiento fue despedido cuando el complejo hotelero lo remplazó por un quiosco de cobro automático. A otro le redujeron el horario y luego lo despidieron cuando el resort hizo cortes de personal."


La siguiente pieza de propaganda en forma de caricatura muestra a tres trabajadores de un restaurante de comida rápida. Los dos primeros dicen "Yo obtuve un aumento salarial", mientras que el tercero, quien claramente es de mayor edad dice: "Mi jefe me despidió para pagar sus aumentos".


El siguiente es un mensaje de Jimmy Patronis, conocido político republicano de la Florida y actual jefe de la Oficina Financiera del Estado (Florida's Chief Financial Officer) quien, como muchos otros líderes de ese partido, se opuso a la Enmienda Constitucional # 2.


Él dice: "Durante estos tiempos difíciles, debemos proteger a las pequeñas empresas. La enmienda 2 de la boleta electoral llevaría a que miles de floridenses perdieran sus trabajos, les redujeran las horas de empleo y se aumentara el costo de vida a las personas mayores quienes tienen ingresos fijos. Vote no a la 2."


Campaña a favor de incrementar progresivamente el salario mínimo


La otra cara de la moneda fue liderada por las personas que apoyaban la reforma constitucional para aumentar progresivamente el salario mínimo. Este movimiento se inició gracias al apoyo del abogado litigante John Morgan de Orlando, Florida. Él es cofundador de la organización "Florida por un Salario Justo" y ayudó en el proceso de recolectar el 8% de las firmas de los votantes, es decir 766,200, para que esta iniciativa fuera considerada en las elecciones del 2020.


Morgan también fue clave defendiendo esta propuesta cuando diferentes gremios económicos quisieron frenarla en las cortes. Se calcula que el abogado gastó más de 6 millones de dólares de sus propios recursos apoyando esta iniciativa. Cuando se lo interroga sobre los motivos para involucrase de esta forma, él explica que gran parte del problema que existe en el país es la rabia que muchas personas sienten por tener que vivir en situaciones de inequidad de ingresos y falta de dignidad. Ofrecerles un salario más justo a los trabajadores es algo que ayuda a toda la sociedad.


Para apoyar esta iniciativa, Morgan y otros líderes locales conformaron una coalición integrada por empresarios convencidos de que el aumento del salario mínimo mejora la economía del Estado. Grupo que contó también con el respaldo de sindicatos, estudiantes universitarios, otras organizaciones sociales y figuras de medios de comunicación.


Adicionalmente, sectores progresistas del Partido Demócrata, como la Representante Estatal Anna Eskamani, desde un primer momento apoyaron esta causa y la usaron para contrastarse favorablemente frente a sus oponentes republicanos. Por el contrario, líderes "moderados" del partido como la dirigente Nikki Fried solo mostraron a último momento un tímido interés por hacer campaña a favor de aumentar el salario mínimo. Esta diferencia claramente se vio reflejada en el tipo de publicidad y otras actividades electorales que se adelantaron.


La siguiente es una nota producida por NBC, en su filial WESH de Winter Park, Florida, en la que se ilustran las dificultades económicas que viven los trabajadores con salario mínimo en ese Estado. El vídeo se inicia con una entrevista a Mónica Scott, madre cabeza de familia quien ha trabajado por cerca de 5 años en un restaurante McDonald y gana $9.25 por hora. Dice que debido al Covid-19, le redujeron sus horas de trabajo, por lo que tuvo que abandonar su apartamento e irse a vivir con sus tres hijos a un hotel. La periodista se sorprende con su historia y le pregunta cómo puede vivir con ese salario. Scott le contesta que es gracias a Dios. Dice que para pagar sus gastos tuvo que tomar un segundo trabajo en Amazon.


La nota continúa narrando que la enmienda constitucional busca incrementar gradualmente el salario mínimo por hora de los actuales $8.56 hasta los $15 dólares en el 2026. En este punto, Alexis David, analista del "Florida Policy Institute" explica que este aumento salarial favorecería a más del 25% de la población en la Florida y que ayudaría a sacar de la pobreza a cerca de un millón de hogares. Según la experta, incrementar el salario mínimo también contribuye a cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres, al igual que las diferencias de ingreso basadas en la raza de los trabajadores. Agrega que este flujo de dinero adicional le daría un fuerte impulso a la economía porque permitiría que un mayor número de personas tengan más plata para adquirir bienes y servicios, y esto a la vez aumentaría los ingresos de los negocios y la recaudación de impuestos.


Ver: Nota periodística de NBS WESH News (El vídeo le permite agregar subtítulos en español)



A continuación, se muestran cinco ejemplos de mensajes publicitarios de empresarios a favor de la enmienda constitucional # 2


Estos avisos fueron pagados por el comité político: "Negocios de la Florida por un salario mínimo justo" ("Florida Business for a Fair Minimum Wage") y distribuidos en las redes sociales. Buscaban resaltar algunas de las ventajas que les traería incrementar progresivamente el salario mínimo.


1. Mensaje de Jared Meyers. dueño de "Legacy Vacation Resorts & Salt Palm Development" y Cofundador de Florida for Good.


"Las personas están en el centro del negocio de la hostelería. Como tratamos a las personas a diario es importante, desde nuestros empleados hasta nuestros invitados. La enmienda 2 pondrá el salario mínimo de la Florida en el camino hacia un salario digno y nos ayudará a construir una economía más justa y resiliente."


2. Mensaje de Jennifer Todd, dueña de LMS General Contractors en Pompano Beach, FL.


"Nosotros invertimos en nuestros empleados y, a cambio, vemos una excelente retención, calidad y seguridad. Aumentar el salario mínimo será bueno para los negocios, ayudará a los trabajadores y sus familias a salir de la pobreza y pondrá a la Florida en el camino de la recuperación económica compartida."


3. Mensaje de Tom Williams dueño de Williams Agencies. Empresa con sedes en Pompano Beach, Miami, West Palm Beach y Fort Meyers, Florida.


"Como propietario de un negocio desde hace mucho tiempo, sé que el trabajo en equipo impulsa el éxito. El trabajo en equipo comienza con tratar a los empleados de manera justa para que permanezcan por mucho tiempo ayudando a hacer crecer el negocio. El aumento del salario mínimo le sirve a la Florida a generar una recuperación económica real."


4. Mensaje de Satchel Raye, Dueño del restaurante "Satchel´s Pizza & Satch Squared" en Gainesville, Florida.


"Les pagamos a los empleados un salario digno y buenos beneficios, y eso es un buen negocio. Nuestros clientes están felices de saber que cuidamos a los empleados, lo que incrementa el negocio. Queremos que la Florida aumente el salario mínimo y construya una economía más fuerte para todos."


5. Mensaje de Diego Tosoni, dueño de "Love Life Cafe" en Miami, Florida.


"Pagamos muy por encima del salario mínimo actual en la Florida, sin incluir las propinas, porque es lo correcto para nuestros empleados, nuestros clientes y nuestro negocio. Tenemos baja rotación y alto compromiso de nuestros trabajadores. Y un mayor gasto de los consumidores nos ayudará a hacer crecer nuestro negocio."


Adicionalmente de la publicidad por las redes sociales, este grupo incentivó colocar el siguiente aviso en las puertas de sus establecimientos y en sus páginas web donde se anuncia que el negocio apoya el "SI" a la enmienda # 2.

Además de los empresarios agrupados en la asociación: "Florida Business Fair Minimum Wage", la enmienda constitucional también recibió la importante ayuda de los sindicatos y otras organizaciones de trabajadores. Un ejemplo de este apoyo se puede observar en el siguiente spot, pagado por Trabajadores Unidos Región Sur (SEIU - Workers United Southern Region). En la cuña se presentan a diferentes empleados explicando sus motivos para apoyar la iniciativa. Ellos indican que en los últimos cinco años solo han recibido un aumento de 50 centavos de dólar por hora, lo que los pone en una situación económica bastante precaria.


Se estima que, desde fines de septiembre hasta el día de elecciones, el 3 de noviembre, la SEIU invirtió cerca de 1.05 millones de dólares en la campaña apoyando esta iniciativa. Este dinero se empleó produciendo y pautando la publicidad digital por internet y las cuñas por televisión. También parte del presupuesto se destinó al envío masivo de textos por celular y al sostenimiento de equipos de promotores para organizar eventos e incentivar a los votantes el día de las elecciones.


Ver spot publicitario a favor de la enmienda # 2



Por supuesto una labor importante de la campaña a favor de esta enmienda constitucional para subir progresivamente a $15 dólares el salario mínimo fueron las diferentes movilizaciones que le dieron mayor visibilidad a esta iniciativa. Ellas sirvieron para congregar tanto a los empleados como a estudiantes, miembros de otras organizaciones sociales y a sectores progresistas del Partido Demócrata. El éxito de estas convocatorias en parte se debió a que algunos de sus organizadores ya habían tenido similares experiencias en otras regiones del país. De hecho, con esta victoria, la Florida se convirtió en el octavo Estado en lograr este aumento en el salario mínimo, siendo el primero en el sur.


Votantes que apoyaron a Trump en la reelección presidencial pero que no siguieron la orientación del Partido Republicano y apoyaron la enmienda constitucional # 2


Este es un grupo cercano al 13% de votantes que apoyan electoralmente al Partido Republicano, pero que, en recientes iniciativas, como la enmienda constitucional # 2 sufragaron contra las directrices de sus líderes. Se dice que una parte importante de estos electores pertenecen a la clase trabajadora conservadora, que racionalmente deja de lado sus emociones partidarias cuando se dan cuenta que hay una medida que los beneficia de forma individual.


Pensado ya en las próximas elecciones parlamentarias del 2022, la estrategia del ala progresista del Partido Demócrata es tratar de convencer a este grupo de votantes republicanos para que empiecen (o vuelvan a votar) por candidatos demócratas. Se habla que otras iniciativas económicas como fortalecer los derechos de los arrendatarios y propiciar mayores facilidades para la adquisición de viviendas pueden ser propuestas que nuevamente atraigan a este grupo de votantes republicanos de bajos ingresos.


Por el contrario, el ala moderada del Partido Demócrata considera que si bien los republicanos de escasos recursos económicos están dispuestos a votar de forma racional y excepcional por medidas puntuales que les favorezca su bolsillo (como incrementar el salario mínimo) o por políticas que les garanticen un mejor acceso a servicios de salud pública, ellos de manera emocional y holística van a seguir apoyando a candidatos republicanos conservadores con quienes comparten similares valores culturales.


Por supuesto queda mucho camino por recorrer antes de que la Florida vuelva a las urnas en el 2022. Ahora, pese a la derrota electoral republicana con la enmienda # 2, se espera que las autoridades estatales de ese partido utilicen todos los recursos legales y administrativos posibles para frenar los incrementos salariales aprobados por el voto popular. Factor que posiblemente también incida en los votantes en la próxima elección.


Otros Artículos Recientes


1. El Juicio de los 7 de Chicago. Movimiento Pacifista, Ideologías y Lecciones en Control Social


2. Analizando a Donald Trump Post-Elecciones 2020. Liderazgo Político desde la Teoría Psicoanalítica


3. Cómo enfrentar ataques de desinformación digital contra nuestro candidato y su campaña


Este artículo fue escrito por Mauricio Florez Morris, Ph.D. El autor ha sido profesor en las facultades de Ciencia Política y Sociología en University of Maryland, George Washington University, Georgetown University, y North Virginia Community College en los Estados Unidos. En la Universidad del Rosario y la Universidad Javeriana en Colombia, al igual que en la Universidad de Buenos Aires y la Universidad del Salvador en la Argentina.

Su actual interés académico se centra en temas relacionados con los estudios de opinión pública, campañas electorales, marketing, liderazgo y psicología política. Es miembro de la American Association of Political Consultants (AAPC), la American Political Science Association (APSA) y la American Sociological Association (ASA), al igual que de la Asociación Colombiana de Consultores Políticos (ACOPOL). Ha trabajado en campañas electorales para organizaciones afiliadas al Partido Demócrata en los Estados Unidos.

Nota: Si encuentra este artículo interesante, puede compartirlo. Si aún no se ha inscrito y quiere recibir otras notas como la que acaba de leer, puede ingresar su correo electrónico en la página: https://www.liderazgo-politico.com/ Su dirección solo se usará con este propósito y no será compartida con ningún tercero. Otra alternativa para mantenernos en contacto es por twitter, en la dirección: @florezmorris Desde esta plataforma envío notificaciones de nuevos artículos y de mi participación en actividades académicas.


© 2020 Mauricio Florez Morris, Ph.D. Todos los derechos reservados.

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey