Organizaciones de Base: actividad política de moda que ha dinamizado la contratación de especialistas

 

 

El pasado 16 de febrero, día previo al inicio de la Conferencia Internacional de Comunicación Política, Reed 2017 en Las Vegas, Nevada, se realizó en el Forum del Cesar Palace Hotel, un Seminario sobre Organizaciones de Base (Grassroot Organizations), donde un selecto grupo de expertos convocados por la Grassroot Professional Network (GPN) discutieron diversos aspectos de esta cada vez más importante área de trabajo político.

 

Las organizaciones de base las conforman grupos de personas que se asocian espontáneamente para promover una causa. Por ejemplo, ciudadanos que se ven afectados por la contaminación de un río o el aumento de algún impuesto, se organizan con el fin de buscar soluciones a estos problemas. Con el fin de avanzar en sus intereses, los grupos utilizan recursos de sus miembros para obtener sus objetivos. Entre ellos: el tiempo que le dedican a la organización, su capital social (contactos con colegas, conocidos, familiares y amigos), su capital político (el voto de sus afiliados y las vinculaciones con líderes), su capital cultural (conocimientos y destrezas de miembros del grupo), etc. Algunas de las expresiones para promover sus causas involucran actividades como: pegar afiches, participar en manifestaciones, recolectar firmas en peticiones, conseguir fondos para sus campañas, hablar con personas en la calle y en sus negocios, etc. En la medida en que las organizaciones de base crecen requieren de expertos que puedan liderar todas estas actividades de forma más profesional.

 

En el 2015 se creó con solo diez personas, la "Grassroot Professional Network" (GPN), patrocinador de este Seminario. Uno de sus objetivos es la formación de una red de profesionales dedicados al trabajo de organizaciones de base. Parte de sus funciones es la de fomentar entre los miembros el intercambio de información y experiencias sobre esta labor. Hoy ya cuenta con 200 organizaciones afiliadas en todo el país y se espera que esta cifra se duplique en poco tiempo. El resto del artículo narra algunos de los importantes temas discutidos en esta reunión. 

 

 

 

El primer orador fue Joshua Habursky (Director del Grassroot Professional Network), quien comento en detalle las diferentes actividades que su organización viene realizando, incluidas secciones de entrenamiento para que sus miembros sean más efectivos al relacionarse con parlamentarios y promoviendo métodos para hacer las campañas más entretenidas para sus afiliados, con el fin de aumentar su participación en ellas.

 

Otros dos ponentes, Lorraine Hunt-Bono (ex-vicegobernadora de Nevada) y Oscar B. Goodman (ex alcalde de Las Vegas), narraron la importancia que tuvo en sus carreras políticas el haber estado asociados con una organización de base. En ambos casos, ellos se beneficiaron al tener vínculos con grupos de pequeños propietarios de restaurantes, asociación que les brindó una base de votantes bastante sólida, que incluía a los dueños de los establecimientos, a muchos de sus empleados y a la mayoría de sus clientes. Para darle una mayor realidad a la discusión académica, el evento se llevó a cabo en el Restaurante Carmine´s, en el Forum del Cesar Palace Hotel.

 

Adicionalmente el seminario ofreció dos paneles con estudios de casos relacionados con las dos actividades económicas claves de la ciudad: el primero con conferencistas que trabajan en organizaciones de base interesadas en fomentar políticas a favor de la industria del turismo y el segundo con profesionales enfocados en incrementar los juegos de azar y los deportes. Se ilustraron diferentes maneras de cómo estas organizaciones se comunican con sus bases, desde enviar un folleto por correo hasta lograr que el gobierno coloque cuñas de televisión dirigidas a sus miembros.

 

Los paneles discutieron varias estrategias para avanzar en las causas de sus organizaciones. Una de las estrategias más recomendadas por estos expertos es la de "humanizar" el mensaje. Por ejemplo, se mostró un caso donde la opinión pública pensaba que toda la ayuda del gobierno para la industria turística iba a beneficiar solo a las grandes corporaciones. Esta postura se contrarrestó con publicidad mostrando a empleados de hoteles, que gracias a estos puestos habían podido progresar económicamente.

 

La importancia de humanizar el mensaje también se aplica para influenciar a legisladores. Por ejemplo, se encontró que muchos políticos son muy receptivos cuando personas comunes de sus distritos, potenciales votantes, pertenecientes por ejemplo, a la American Gaming Association van a hablarles sobre la importancia que los juegos de azar tienen en sus vidas y en su comunidad. Esto es más efectivo que cuando los legisladores son visitados por alguna celebridad vinculada a esta actividad.

 

 

 

Otro elemento para avanzar en una causa son las cifras, por ejemplo, los legisladores ven con mejores ojos los torneos de póker cuando saben que estos pueden atraer entre 80,000 a 100,000 jugadores y que junto a sus familias, esta cantidad de visitantes tiene un importante efecto en la economía local. De igual forma, las cifras son útiles para contrarrestar el temor hacia los turistas extranjeros que son vistos últimamente, por parte de la población, como potenciales terroristas. Las organizaciones de base asociadas con la industria turística presentan cifras donde muestran que los visitantes foráneos gastan mucho más dinero que sus pares norteamericanos cuando viajan dentro de los Estados Unidos. Otro ejemplo relacionado con la industria del juego y el poder de persuasión de las cifras, consiste en que, aunque hoy se puede participar en juegos de azar legalmente en 40 Estados, solo se puede apostar en deportes en dos de ellos. Como consecuencia de esta restricción, el 97% de las apuestas que se hacen en deportes son ilegales, y esto repercute en una importante pérdida de dinero para el gobierno; la cual le debería preocupar a los legisladores estatales siempre interesados en aumentar recaudos para financiar sus obras públicas.

 

Otra función que tienen los especialistas en organizaciones de base es la de crear, mantener y aumentar las bases de datos de sus afiliados: Por ejemplo, se explicó cómo se puede usar geo-targeting con redes sociales para desarrollar esta actividad. En el manejo de la comunicación interna entre los afiliados, también se encontró que el uso de mensajes de texto estilo "WhatsApp" es cada vez más efectivo que los clásicos correos electrónicos.

 

Uno de los elementos más importantes que los especialistas diseñan para los afiliados de los grupos de base son los "toolkits" o paquetes de información básica. En ellos cada afiliado debe encontrar las herramientas esenciales que le permitan realizar diferentes actividades para su organización. Por ejemplo, estos paquetes pueden contener guías con instrucciones para relacionarse mejor con funcionarios del gobierno o recomendaciones para cuando se organicen reuniones locales. En este último punto varias personas opinaron que hacer reuniones en sitios privados genera un mayor filtro contra posibles oponentes que quieran boicotear el evento. Por experiencias discutidas, se recomendó tomar esta precaución esencial cuando se invitan figuras políticas a quienes las protestas incomodan. Adicionalmente, todo paquete de información que reciben los afiliados debe tener datos concretos sobre la relevancia de los objetivos de la organización, tanto a nivel de la política como de la economía local. Por ejemplo, se debe dejar en claro a cuantas personas una ley afecta. En una reflexión final, los panelistas invitaron a recordar que las organizaciones de base fracasan cuando no hay entusiasmo entre sus participantes, por eso, una de las funciones más importantes de estos especialistas es la de promover sentimientos de pasión por la causa entre los miembros de su organización.

 

En conclusión, los especialistas en organizaciones de base conforman un área de la profesión política cuyo objetivo es el de ayudar a estos grupos y a sus miembros a ser más eficientes. Su campo laboral se origina como resultado de que, pese a que existen muchas personas interesadas en sacar adelante diversos temas en la sociedad, la mayoría de ellas no tienen el tiempo o el conocimiento suficiente para manejar con éxito las facetas administrativas y políticas de estas colectividades.

 

Las organizaciones de base y su manejo profesional constituyen una nueva área de formación práctica, con espacios laborales concretos y en creciente demanda, que las universidades ya empiezan a incorporar en sus programas dirigidos a la preparación de especialistas en asuntos políticos.   

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta reseña fue escrita por Mauricio Florez Morris, Ph.D. Profesor de la Especialización en Opinión Pública y Mercadeo Político de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia. (Foto en el Forum Shop del Cesar Palace Hotel. Las Vegas, febrero 2017).

 

 

 

 

 

Nota: Si aún no está inscrito y quiere recibir otros nuevos artículos como el que acaba de leer, puede ingresar su correo electrónico en la página: https://www.liderazgo-politico.com/ Su dirección solo se usará con este propósito y no será compartida con ningún tercero. Otra alternativa para mantenernos en contacto es por twitter, en la dirección: @florezmorris, desde esta plataforma envío notificaciones de nuevos artículos y de actividades académicas en las que participo.

 

 

Please reload

© 2016 Creado por Mauricio Florez Morris

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey