"Jobs" versus "Steve Jobs," Qué película es mejor para el estudio de liderazgo?

 

El estudio de Steve Jobs como un caso emblemático de liderazgo es cada vez más popular. Numerosos autores como Jay Elliot, Nolan Bushnell, Peter Sanders y Carmine Gallo, han escrito libros traducidos al español,  en los que analizan elementos de liderazgo de Jobs desde diferentes ópticas. Una breve visita a Amazon nos muestra que el número de nuevas publicaciones está en aumento y un google de “Steve Jobs course syllabus” arroja una gran lista de cursos que trabajan diversos aspectos de la vida de Jobs. Un gran atractivo para incluirlo como tema de discusión en clase, es que muchos de nuestros estudiantes, no solo lo conocen de nombre sino que crecieron usando sus productos. Teniendo en cuenta el uso constante de los Ipod, los Ipad, y los clones de ellos, no es difícil recordar los viejos conceptos de algún profesor Marxista cuando hablada de la “reificación” y el ”fetichismo de la mercancía.”

 

Condonando mi desvió teórico, mi punto es que la película “Jobs” protagonizada por Ashton Kutcher, el mismo que reemplazo a Charlie Sheen en “Two and a Half Men,”es un excelente vehículo para mostrar elementos de liderazgo, especialmente si se refuerza con un breve resumen del libro de “Steve Jobs lecciones de liderazgo” de Walter Issacson, para orientar la discusión. Dicho esto, mi “balance cognitivo” terminó cuando me entere que hace poco salió una nueva película de Jobs, esta vez con ¡Magneto en X-Men! o el actor Michael Fassbender representando al genio de las computadoras. ¿Irónico verdad? (Nota: en caso de no entender la ironía, acerque un potente imán a su computadora, por supuesto no asumo las consecuencias).  

 

Y aquí repito la pregunta del título, ¿Qué película es mejor para el estudio de liderazgo? Si me preguntan en clase, mi respuesta comprometida como docente es  . . . “ambas.”  Pero la verdad es que mientras el Jobs del 2013 nos muestra a un líder con una clara visión y unas relaciones personales no tan malas, en parte por la influencia de la cultura Hippie de los 60s, el Steve Jobs del 2015, es una criatura del mundo corporativo, de los yuppies, es un ser segmentado en muchas disputas personales, tanto con su familia como con sus colaboradores más cercanos. Pese a estos dos enfoques que parecen casi irreconciliables, mi respuesta continua siendo “ambas,”  porque el Jobs del 2013 nos permite entender mejor muchas de las escenas del Steve Jobs del 2015 y porque valores de liderazgo como tener la capacidad de focalizar y al mismo tiempo tener una visión general de un proyecto, están brillantemente representados en la  versión del 2015.  Por no hablar del personaje de Joanna Hoffman representado por la actriz Kate Winslet, el cual nos ilustra, mejor que muchos textos universitarios, las múltiples peripecias y obstáculos que un asesor debe saber sortear.

 

 

Los dejo con el tráiler del 2015, en poco segundos Steve Jobs usa una analogía para explicarnos por qué debemos considerarlo y estudiarlo como uno de los más brillantes líderes de nuestro tiempo, y si el tema de liderazgo no le interesa a sus posibles acompañantes al cine, recuérdeles que tanto Fassbender como Winslet han sido nominados para los respectivos premios Oscares. No tan mal para una película de Geeks ¿verdad?

 

 

Please reload

© 2016 Creado por Mauricio Florez Morris

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey